¿Obesidad hereditaria?

Sabemos que los genes influyen en nuestra salud y en nuestro cuerpo y vemos muchos casos de familias obesas, muchas veces eso ocurre por la herencia genética pero también sucede por malos hábitos alimenticios  que se transmiten de generación en generación.

La predispoción genética es un dato real que puede generar influencias negativas en nuestro organismo, sin embargo, no es condicionante, y esto es algo que debemos tener siempre en cuenta. La obesidad no se hereda, lo que se transmite genéticamente es la predisposición a ser obesos pero eso no significa que no podamos torcer nuestro destino. Está demostrado que las personas que cuidan su alimentación e incorporan hábitos saludables de vida no sufren de sobrepeso a pesar de que tienen  la predisposición genética.

Por lo tanto, no hay que preocuparse tanto por los genes y las historias familiares de obesidad sino por crear nuestro propio estilo de vida saludable. Estar en forma y sanos sólo depende de nosotros y el esfuerzo siempre vale la pena.