Los riesgos del sedentarismo

El sedentarismo perjudica notablemente nuestra salud. Una vida activa es el méjor hábito que podemos incluir en nuestra vida.

Los principales riesgos del sedentarismo son el aumento de peso y la obesidad, bajo rendimiento intelectual y físico, dolores musculares y articulares, contracturas frecuentes, malas posturas, problemas circulatorios.

Es importante que los hábitos de vida activa se les enseñen desde chicos a las personas. En la infancia, la práctica frecuente de un deporte es la mejor forma de ingresar a los niños en  el aprendizaje de la vida saludable.

Sin embargo, de adultos, muchas veces la falta de tiempo y las largas jornadas laborales nos impiden realizar un deporte. Pero si nuestro objetivo es no caer en el sedentarismo podemos lograrlo de diversas maneras. Ir o volver del  trabajo caminando es una buena opción. Si las distancias son muy amplias puedes optar por bajarte veinte cuadras antes del bus. El coche debemos usarlo sólo cuando debemos ir lejos. Lo mismo el uso de ascensores. Deben evitarse, siempre es preferible y más sano  subir escaleras.

Los fines de semana son días de descanso. Ir al parque más cercano caminando puede ser una rutina sana y fácil de mantener.