¡Feliz Navidad!

Ya tenemos encima la primera cena de las navidades y ahora no nos queda más que deciros ¡que disfrutéis! 

Ya hemos hablado largo y tendido de cómo evitar los excesos, de las calorías que nos aportan los dulces navideños y las bebidas más típicas de las fiestas y además nos hemos fijado el objetivo realista de no engordar en estos días (que no es lo mismo que adelgazar). Tenemos por delante dos semanas de celebraciones de las cuales hemos de disfrutar. Adoptad una actitud positiva delante de la mesa, no tengáis miedo a deleitaros por un día con vuestra comida preferida y sobretodo ¡lucid tipo!

Tanto da si habéis perdido 3 ó 15kg. Estáis en el camino y no desviarse es importante. Vuestro cuerpo es sabio y si ya lleváis una temporada haciendo dieta, es probable que tras un exceso os pida comida sana. Si os apetece una ensalada, tomadla. No importa que haga frío. O tal vez os pida fruta. Es una reacción habitual de un cuerpo acostumbrado a una buena alimentación que de repente pasa unos días de exceso. También es probable que tengáis algún dolor de estómago antes que otras personas.

Y recordad que el dulce crea adicción, así que moderáos con respecto al chocolate, sino después os puede costar unos días “desintoxicaros” de nuevo.

Así que no nos queda más que desearos ¡feliz navidad!