Bicicletas elípticas

Es indiscutible decir que las bicicletas elípticas están de moda. Son ideales para combinar con nuestra dieta de adelgazamiento pues nos harán gastar calorías y quemar grasa, tonificaremos los músculos de piernas, glúteos, abdominales y brazos y nos proporcionará, como cualquier deporte, un estado de ánimo más alegre.

Podemos tener una bicicleta elíptica en cualquier lugar de nuestra casa ya que existen algunas de tamaño pequeño pero adecuado, que, aunque no pasarán desapercibidas, el beneficio que nos aportarán bien valdrá el espacio que ocupan.

El impacto en las articulaciones es menor con esta máquina que con otras y además el ejercicio que realizamos con ella es mayor en menos tiempo. También tiene la ventaja que se puede pedalear hacia atrás así que podemos trabajar un número mayor de músculos a la vez que realizamos un ejercicio cardiovascular.

Gracias a la bicicleta elíptica estarás realizando varios movimientos a la vez y no uno solo como cuando salimos a correr o a montar en bici. A diferencia de la bicicleta estática, que puede llegar a aburrir, pues la parte superior no trabaja nada, la bici elíptica te hará trabajar también los brazos y toda la parte superior del cuerpo por lo que la pérdida de volumen será proporcionada.

Así pues, la bicicleta elíptica se ha ganado su fama justamente a base de hacernos sudar y de ayudarnos a perder peso de manera equilibrada y armoniosa.