¡A la rica fresa!

 ¡A la rica fresa!

Las fresas son una fruta de temporada deliciosa, nutritiva y ¡baja en calorías! Las podemos encontrar en los mercados desde principios de marzo y hasta finales de agosto.  Sus propiedades beneficiosas para la salud te ayudarán a perder peso y a sentirte mejor gracias a su aporte de azúcar.

La fresa en sí no es la fruta. En realidad, los frutos de la planta de la fresa son los puntitos que vemos en la carne. A lo que llamamos comúnmente fresa es un engrosamiento del receptáculo floral.

¿Cómo nos ayuda la fresa?

Por un lado tiene propiedades diuréticas. Con las hojas y las raíces de las fresas se pueden elaborar infusiones que, tomadas tres veces al día, nos ayudarán a deshacernos del exceso de líquido producido por la retención y del ácido úrico, lo que resulta interesante para tratar la obesidad.

Estas infusiones son, así mismo, buenas contra la diarrea y las inflamaciones del intestino.

Por otro lado, las fresas contienen 35Kcalorías por cada 100g. Lo que es muy poco. Y puedes tomarlas de muchas maneras. Por ejemplo con edulcorante líquido, con un yogur natural 0%,  o en forma de batido, triturándolas y mezclándolas con un zumo de naranja natural obteniendo un resultado exquisito.

Puedes utilizar el comodín de las fresas a media mañana o a media tarde, saciando el hambre, evitando picar entre horas y llegando a la hora de la comida con una sensación de saciedad.

Y además…

Con las fresas es posible elaborar mascarillas faciales naturales para remediar el acné o la sequedad de la piel.

Una última observación:

Las fresas se estropean rápidamente. Por ello es conveniente que no compréis tarrinas muy grandes, de más de 250g a no ser que en vuestra familia se consuman con asiduidad. Tened la precaución de revisarlas bien antes de llevarlas a casa, verificando que no hay ninguna estropeada (porque las demás se estropearían también enseguida) y de no aplastarlas durante el camino.

Foto: arantxamex